domingo, 22 de abril de 2018

Genios congeniando




El sábado, posterior a la revelación por la Agus de su embarazo, me desperté cuando todavía era de noche. Luciano dormía profundamente casi pegado a mi cuerpo y totalmente destapado. La sábana y el acolchado que lo cubrían, se habían corrido hacia mi lado y caían, ambos, al suelo. Me desperté temprano como todos los días. Todavía no me pude desacostumbrar de cuando vivíamos en el campo y nos teníamos que levantar mucho tiempo antes para poder estar en nuestros trabajos a horario.

Ahora es diferente. Con salir 30 minutos antes es suficiente para estar ambos a horario en el lugar de nuestros trabajos. Y eso es porque no estamos usando el auto. Sino, 15 minutos, serían suficientes para que Luciano llegue a su trabajo y yo al mío. Pero, no me puedo sacar la costumbre de despertarme a las 5 de la mañana, sin despertador ni nada. Simplemente, mi reloj biológico se activa y a las 5 de la mañana en punto, ya estoy despierto y sin nada de ganas de seguir durmiendo.

Así que, a las 5, ya estoy con los ojos como dos 'luceros' (estrella muy brillante en el cielo, que en realidad, es Venus que refleja la luz del sol). Entonces, me levanto y me pongo una 'remera' (camiseta de cuello redondo) y el slip que cubre mi desnudez, ya que sigo con la costumbre de dormir desnudo. Luciano en cambio, más 'modosito' (recatado) duerme en boxer ajustado que le marca al detalle, su espectacular culito y una 'remera' (camiseta) de mangas largas o cortas, según la estación.

Pero ese día, al estar descubierto de la sábana y el acolchado y ver como el boxer ajustadísimo que usaba, le marcaba tanto el culito, y se le metía en la raya, no pude más. Luciano dormía profundamente. No pude evitar acariciarle las nalgas por sobre el boxer primero y por debajo del boxer después e introducir mis dedos, en la raja de su culito. Luciano, no se despertaba. Finalmente murmuró algo que no alcancé a entender... 

Y mientras le 'franeleaba' (acariciaba) el culito, recordaba que esa misma noche, cuando más arreciaba la lluvia y nosotros estábamos cenando, le conté a Luciano todo lo vivido, a la tarde, con la visita de la Agus. Luciano no podía creer todo lo que había pasado y todo lo que la Agus me había dicho. Él sabía, porque lo habíamos hablado miĺones de veces, de los planes de la Agus y de su pretensión primordial, que era quedar embarazada de mí. Y me escuchaba atentamente y en silencio.

Yo, desde siempre, mantuve a Luciano al tanto de todo lo que la Agus pretendía, un poco para saber su opinión, como la de compartir todo lo que me pasaba con la Agus, tratando que no hubiera secretos entre nosotros. Pero, Luciano, como yo, nunca creyó que esos planes, algún día, se concretarían. O de concretarse, no creía que fuera tan rápido. Sea como sea, el sueño de la Agus se estaba realizando y yo era uno de los protagonistas y Luciano, un coprotagonista. 

Luciano se alegró de la noticia del embarazo y también de la posibilidad de que pudiéramos vivir, primero los tres y luego los cuatro, debajo del mismo techo. Aunque como yo, adujo que la casa era medio chica para compartirla. Igualmente me dijo que él no tenía problemas en que la Agus viviera con nosotros y que, en mi relación con ella, hubiera sentimientos en el medio, porque él comprendía lo difícil que se hacía, tener sexo con una persona sin más sentimientos que la calentura.

Y que eso, era lo que le pasaba con Carlitos. Y que él sabía, que yo sabía, que él sentía 'algo' más que calentura con Carlitos y que yo, nunca le había reprochado nada y lo había aceptado siempre. Tanto que en algún momento, dejé que, a pedido suyo, Carlitos se integrara a nosotros. Y aunque la 'trieja' no resultó como Luciano lo esperaba, debido a lo celoso que es. Y reconociendo todo eso, él aceptaba que yo tuviera sexo con alguien más, aunque hubiera sentimientos por medio, como con la Agus.

Además, él (Luciano), tenía muy buena onda y se sentía muy bien con la Agus y por eso aceptaba que se integrara, si ella quería, a vivir con nosotros. No me sorprendió la respuesta de Luciano, porque últimamente, debido a la postura que tomó cuando enfrentó y discutió con la madre, está mucho más maduro, comunicativo y seguro de sí mismo. Y también, quiso asegurarse de mis sentimientos hacia él, ya que sólo una vez me preguntó si yo lo prefería a él o a la Agus y que le dijera la verdad. 

Obviamente le contesté con la verdad: que yo lo amaba a él y no quería dejarlo nunca, ni por la Agus, ni por este bebé ni por nadie. Creo que eso le dio la tranquilidad que necesitaba y no volvió sobre el tema. También me dijo que él me iba a 'bancar' (respaldar) en todo esto de la Agus y del bebé. Porque él también me amaba con su vida y le gustaba y me agradecía que yo lo prefiriera a él, sobre la Agus, el bebé y cualquier otra persona.

Fue, entonces, que dejé los recuerdos de la noche anterior y volví a la realidad. Luciano, sin decirme más nada, me abrazó y se apegó a mi cuerpo. Todavía semi dormido, me dijo que tenía frío. Entonces, sin dejar de acariciarle las nalguitas y meterle la punta de mi dedo en el agujerito anal, le dije:

Yo: qué ganas de cojerte/follarte tengo...

Luciano: mmnsdvñ...

Y: no querés que te coja/folle?

L: mmmsv...

Y: mmmsv es que si querés? O mmmsv es que no querés?

L: que si... si quiero... pero tapame que tengo frío...

Y bueno, él lo pidió y todo lo que había pasado, en esas pocas horas lo ameritaba. Así que, mientras afuera, seguía lloviendo con fuerza, yo hacía mío a Luciano... No hay con qué darnos, somos dos genios congeniando... Jeeeeee...






martes, 17 de abril de 2018

El cántaro y la fuente 2





Y el mundo dejó de girar. La vida se volvió atemporal y todo fue presente. La lluvia torrencial y el viento se detuvieron de pronto. No sé qué explotó delante de mi vista y todo se volvió blanco incandescente. Dicen que, cuando una persona se está ahogando, toda su vida pasa delante de sus ojos. Bueno, eso fue lo que me pasó. Aunque no fue toda mi vida, sino algunos momentos puntuales de ella. Finalmente, todo se volvió negro. Según la Agus, me desmayé y me caí al suelo. 

Como ella es médico, enseguida levantó mis piernas y me hizo oler su perfume. Yo reaccioné rápidamente y con su ayuda, pude volver a sentarme. No reconocía esta faceta mía. Me desvanecí, como buen maricón que soy, ante la noticia imprevista. Era la primera vez que me pasaba! Claro que era la primera vez que me daban una noticia así. Algo parecido, sentí cuando supe que la madre de Luciano, me acusaba de corromper al hijo y quería denunciarme, pero no llegué a desvanecerme. 

La Agus me preguntó cómo estaba, mil veces y de manera diferente. Siempre le contesté que bien. Pero que no sabía que me había pasado. Ahí retomamos el diálogo:

Agus: me re asusté, boludo! Pensé que me quedaba viuda!

Yo: no seas 'guacha' (pícara) Agus! Que casi me muero en serio! Como me vas a decir eso! 

A: es la verdad! Si te morís, me quedo viuda! 

Y: no digo eso! Digo, cómo me vas a decir que yo te embaracé?

A: qué, no vas a reconocer a tu hijo y te vas a 'borrar' (no hacerme cargo)?

Y: no... no... no Agus! Mirá si me voy a 'borrar'... Es que no termino de comprender... Cómo va a ser mi bebé? Si yo soy... (iba a decir 'puto' pero no me dejó terminar la frase)...

A: ah, pensás que porque sos gay, no podés hacerme un bebé?

Y: sí Agus, está bien, pero cómo sabés que yo soy el padre y no Juan Marcos?

A: simple... Porque con Juan Marcos siempre que cogimos usamos 'forro' (preservativo). Con el único que siempre cogí sin forro fue con vos. Además, coincide el tiempo que estoy embarazada con el día que fui al campo en febrero... Te acordás? 

Y: y no tuviste sexo con nadie más que yo?

A: no 'bola' (boludo), con nadie más, vos creés que ando por ahí cogiendo/follando con cualquiera? No me hagas 'calentar' (enojar) al 'pedo' (inútilmente). Vos te creés que te voy a estar 'jodiendo' (mintiendo) en un tema como este? O querés que nos hagamos un ADN?

Y: noooo, Agus, no... No me mal interpretes! Es que estoy confundido y digo boludeces! Es que son muchas cosas juntas! O sea, que si cogían con forro con Juan Marcos, cómo le vas a decir, que estás embarazada? 

A: no sé, pero eso no es lo que me importa ahora. Lo que quiero saber es si te vas hacer cargo de tu hijo como lo hablamos o voy a ser madre soltera y voy a tener que criarlo como si vos no existieras?

Y: Agus, no seas boluda! Mirá si te voy a dejar 'en banda' (sola)... Sabés que sos la única 'mina' (mujer) con la que cogí/follé en mi vida y que te amo desde que teníamos 15 años... Lo que pasa que no me esperaba algo así. No me lo imaginé nunca! Ya sé que lo hablamos muchas veces y que te dije lo que te dije, pero una cosa es decirlo y otra es hacerlo! Qué vamos a hacer ahora?

A: no sé, que sé yo... Lo que quería saber, es si ibas a ser un padre 'presente' o un padre 'ausente'. No me importa ni Juan Marcos ni lo que diga la gente. No te voy a decir que no estaba ilusionada en casarme y todo eso, pero prefiero formar una familia con vos, aunque ya sé que no nos vamos a casar ni nada. De última, es lo que yo quería, no?

Y: pero Agus, pensá! Si vas a decir que el bebé es mío, todo el mundo va a querer que nos casemos y no van a ver ningún impedimento! Solamente algunos de mi familia y los 'diositos' saben que soy gay. En cambio, tu familia, tus amigos y conocidos, no saben nada de mí y van a querer que nos casemos! Y yo no me puedo casar con vos, porque aunque te amo como a mi vida, soy gay, tengo pareja y no quiero dejar a Luciano! 

A: pero Lu, no seas 'gil' (tonto)! Desde cuándo nos importaron los demás? Qué se vayan a la mierda todos! A nadie le tiene que importar lo que hacemos o dejamos de hacer! Yo con mi vida hago lo que quiero! Y vos también! O no? No decís siempre que a nadie le tiene que importar lo que hacés puertas adentro de tu casa? Bueno... Qué piensen lo que quieran! No tenemos que casarnos ni vivir juntos ni nada... Vos por tu lado y yo por el mio! 

Y: sí pero...

A: o podemos vivir juntos y vos seguír con Luciano, así podemos criar juntos a 'Luciano Agustín'! 

Y: ah, ya tiene nombre y todo el bebé? 

A: a mí, Luciano no me molesta ni me molestó nunca y siempre, nos llevamos re bien. Incluso no creo que tenga problemas para que vivamos todos juntos. Te acordás lo bien que nos llevábamos, cuando el año pasado se engriparon y fui a vivir con ustedes? Qué decís?

Y: no sé Agus, tengo que pensarla bien y hablar con Luciano y ver qué piensa o qué quiere hacer... A esto, lo hablamos muchas veces y siempre estuvo muy entusiasmado con tener un hijo conmigo, mío y de él, alquilando un vientre o algo así, pero, ahora, no sé. Para colmo, recién alquilamos esta casa y es muy chica para vivir todos juntos. Pero, me estoy re contra adelantando a las cosas... Qué 'quilombo' (lío)! Esta misma noche se lo voy a decir para ver que piensa. Igual quedate tranquila. Vivamos o no juntos, no te voy a dejar sola. Somos como el cántaro y la fuente: tantas veces fue el cántaro a la fuente, que al final se rompió... jeeeeeee...







jueves, 12 de abril de 2018

El cántaro y la fuente 1





Este último fin de semana, acá llovió muchísimo. Comenzó a llover el jueves y recién paró de llover en la madrugada del lunes. La lluvia fue torrencial de a ratos y el viento, también muy fuerte, castigó violentamente a nuestra vieja casa nueva, especialmente el viernes por la noche. Esa noche, nos habíamos acostado tarde y tardamos en  dormirnos. Le había contado a Luciano sobre el 'encuentro' que había tenido esa misma tarde con la Agus y creo que quedó tan shockeado como yo.

Ya era de madrugada, y seguíamos despiertos, hablando y tratando de ver qué era lo mejor para hacer. En un momento, cuando la tormenta arreciaba, una de las ventanas del balcón cerrado, comenzó a golpearse por el fuerte viento. Relámpagos y truenos fortísimos, acompañaban a la violenta tormenta que se abatía. Me levanté a cerrar la ventana y Luciano vino detrás mío. Definitivamente, Luciano es re temeroso a las tormentas y a muchas otras cosas, pero lo amo más por cada uno de sus temores,

Y esta vez, no había mucha razón para temer, porque la casa es bien sólida, como la casa del campo, pero con una diferencia: el entorno es diferente. En el campo, de noche, nos rodeaba la oscuridad del parque y del bosquecito. Y el viento, entre los árboles, ulula llenando de misterio el lugar. Pero acá, solamente nos rodean casas vecinas. Además, nuestro dormitorio da al balcón cerrado y además de la puerta, tiene una 'celosía' (enrejado con listones de hierro) que nos da mucha más seguridad.

De todos modos, no creo que la tormenta nos haya desvelado. La causa de nuestro desvelo era sin duda , la visita de la Agus que vino en plena tormenta, ese mismo viernes por la tarde. Y las consecuencias que puede acarrear a todos, en el caso de tomar una mala decisión. Antes, al mediodía, la Agus me había enviado un whatsapp, preguntándome si a la tarde iba a estar en casa, porque quería conocer mi nueva casa vieja y de paso, verme y 'hablar' conmigo.

Creo que en otro post, aclaré que la Agus, cuando quiere 'verme', seguro que es para tener sexo. Pero cuando quiere 'hablar', me pongo a la defensiva, porque seguro que me viene a plantear, cosas inverosímiles. Pero, en ese momento,  no sospechaba qué podía ser. Así que le dije que sí, que pasara a la hora que quisiera que yo iba a estar en casa, porque el único plan que tenía era ir a buscar a Luciano al trabajo, cuando saliera a la noche.

La Agus llegó en medio de la lluvia que en ese momento había amainado bastante.  Me dio un beso largo y fogoso en la boca. En fin. Después me pidió que le mostrara toda la nueva casa vieja. En la cocina, me dijo que preparara el mate, mientras ella, se encargaba de cortar un bizcochuelo de nuez, que había hecho para la ocasión. Al principio, hablamos de 'bueyes perdidos' pero noté que la Agus estaba ansiosa por contarme algo que hasta ese momento estaba callando.

Cuando caímos en un 'pozo de silencio' le pregunté de qué cosa quería hablarme. En ese momento, me miró y comenzó a lagrimear. Agus sabe que las lágrimas me pueden y me hacen vulnerable... Le pregunté qué le pasaba y si tenía problemas. Y como no dejaba de llorar y no me contestaba, arriesgué varias hipótesis: si habían discutido con Juan Marcos, si estaba enferma o si los padres estaban enfermos y no sé cuántas 'boludeces' (tonterías) más.

Pero, sin dejar de llorar, negó, moviendo la cabeza, todas mis hipótesis. Al final,  cuando dejó de llorar, me develó la causa de sus lágrimas y que dio lugar a un diálogo parecido a este que transcribo pero que está muy sintetizado y carece de los sentimientos, sensaciones, silencios, miradas y caricias que le dieron un toque especial al momento que estábamos pasando:


Yo: Agus, no entiendo qué te pasa... Si con Juan Marcos está todo bien y no es por enfermedad de nadie, qué es lo que te 'jode' (molesta) tanto?

Agus: estoy embarazada! 

Y: uh, buenísimo, pensé que era algo grave... Pero estar embarazada no es algo malo! Acaso vos no querías quedar embarazada? 

A: es que el bebé es tuyo...

Y:  salvo que te 'joda' (moleste) haber quedado embarazada antes de casarte... Pero, desde cuándo te importa eso? Incluso... Queeeeeé? Qué dijiste? (sigo en otro post)







viernes, 6 de abril de 2018

Nido de amor y sexo






Desde hace unos días, estamos viviendo en la 'nueva casa vieja'. Y hasta ahora es una experiencia fascinante en todo sentido. El hecho de vivir solos, Luciano y yo, sin más personas (léase pájaros) alrededor, como cuando vivíamos en la casa de mi viejo o con el Tomi, cuando nos mudamos al campo, que no nos 'jodia' (molestaba) para nada, pero siempre era el tercero 'en discordia', aunque pobre, siempre trató de no discordar. Pero, una cosa es decirlo y otra, muy diferente vivirlo. 

Ahora, creo que estamos viviendo la verdadera 'luna de miel'. Antes, vivimos momentos muy lindos e intensos, pero nada parecido a lo que estamos viviendo ahora. Porque llevamos todo el amor y la pasión desenfrenada que tenemos y sentimos, el uno por el otro, no solamente al dormitorio sino también a toda la casa. Disfrutamos de la casa que, a pesar que no es nuestra, la sentimos como tal y nos gusta quedarnos en casa y disfrutar cada uno de los ambientes. 

Por ejemplo, nos encanta desayunar en el balcón trasero, que está cerrado con aluminio y vidrio. Luciano colocó varias macetas con 'malvones' (geranios) y otras plantas de interior. También compró y colocó en ese lugar, en un rincón, una caja con piedritas sanitarias para su gata. En el centro del balcón, puso una mesita desayunadora y dos sillones de jardín para estar más que cómodos mientras desayunamos, antes de salir a nuestros trabajos (Luciano ya empezó a trabajar esta semana). 

Lo único feo que tiene es la vista, ya que por ser un balcón trasero de una planta alta, lo único que se ve, son los patios, jardines y terrazas o azoteas de las casas que nos rodean. Pero bueno, es lo que hay. Al frente de la casa, aunque no lo crean, no tenemos balcón. Tampoco una vista buena. Solamente las fachadas de las casas de enfrente, que apenas se ven, porque en la vereda hay dos enormes árboles, que con su follaje nos tapan toda la vista. Tenemos que esperar el invierno, para que la vista sea otra.

Igualmente, a la casa, la disfrutamos enormemente. Todos los ambientes tienen características que los distinguen, a unos de otros, y estamos fascinados con todos, aunque obviamente, los que se llevan las palmas, son el dormitorio y el living comedor. El dormitorio porque con los muebles nuevos y en especial, la cama, podemos exteriorizar todo nuestro amor y nuestra pasión, teniendo una 'cama' fantástica, literal y no literalmente hablando. 

El otro ambiente es el living comedor. Claro que más útil, es el living que el comedor. Y el living es por los sofás que nos prestó el Gasti y que son realmente muy cómodos. Y acá es donde hay que hacer una mención especial que todavía no pudimos solucionar y es el referente al sexo y a los 'pollitos' porque el sábado 'santo', hicimos una pequeña 'joda' (fiesta) especial para agasajarlos por toda la ayuda que nos dieron antes, durante y después de la mudanza. 

También, vino el Pela y Carlitos, que es el líder de ese grupo, desde que discutieron con el 'Pollito' por la jefatura de los 'pollitos BB'. Hicimos pizza casera, bebimos gaseosas y también, Coca Cola con fernet y terminamos tomando helado. Después jugamos a 'Verdad o Consecuencia' y al final a 'La botellita'. La pasamos de diez y realmente nos divertimos mucho. Pero, en un momento dado, uno de los 'pollitos' dijo que por fin tenían un lugar donde tener sexo sin preocuparse por nada o algo así.

Luciano, le contestó diciéndole, que ni 'en pedo' (borracho), él les iba a permitir usar nuestra cama para coger/follar y que se conformarán con los sofás. A lo que los 'pollitos' le contestaron que con los sofás era suficiente. Y la cosa quedó ahí. Después que se fueron y quedamos solos, volvimos a retomar esa conversación. A mí me parecía fantástico que Luciano no permitiera que los 'pollitos' usaran nuestra cama pero, no me parecía bien, tampoco, facilitarles ningún lugar para tener sexo. 

Luciano no entendía mi disconformidad,  por más que yo le dijera, que facilitarle un lugar para tener sexo entre ellos, por muy ingenuo que fuera y por muy menores que sean, nos iba a traer problemas, si algunos de los padres se enteraban de eso. Incluso nos podrían denunciar por corrupción de menores, al facilitarle un lugar donde tener sexo. Recién ahí, fue cuando Luciano recapacitó y se dio cuenta de su 'pifia' (error). Así que me dijo que iba a enmendar su error, en la primera oportunidad. 

También quiso que, aunque fuéramos una pareja 'abierta', le prometiera que no iba a usar nunca, la cama que compramos, para tener sexo con nadie más que no sea él. Ni siquiera Carlitos o el Pela o cualquier otro 'diosito' conocido y/o por conocer. Y que él, me prometía lo mismo. Y que para eso, si queríamos tener sexo con otro chico, ahora teníamos la intimidad que nunca habíamos tenido y así podíamos coger/follar con 'otro/s' en cualquier ambiente de la casa mientras no sea el dormitorio. Como me pareció bien, estuve de acuerdo y quedamos así. Nuestra nueva casa vieja, es nuestro nido de amor y sexo libre. Y con el tema, de que nuestro dormitorio está exento para nuestras infidelidades conscientes, no nos queda otra, que comprar los ya conocidos y nunca bien ponderados, colchones inflables... Jaaaaaa...








viernes, 30 de marzo de 2018

Momento confuso




Esta semana fuimos a buscar dinero a un cajero automático del banco donde depositan el sueldo de Luciano. Mientras estuvo postrado, en la casa de la madre, no lo dejaron gastar nada, así que se le juntaron varios sueldos además del aguinaldo. Así que juntó una buena cantidad de dinero que pensábamos usar para comprar algunas cosas para la nueva casa vieja. También, comoLuciano ya casi tiene que empezar a trabajar, la semana que viene, quería comprarse algo de ropa nueva.

Así que fuimos al banco. Previamente pasamos por la boutique donde trabaja, para saludar y para avisar que la semana próxima ya se reintegra. La verdad que a Luciano lo deben querer mucho, porque todos los recibieron increíblemente bien. Así que estuvimos hablando de 'bueyes perdidos' un buen rato y luego nos fuimos. Habíamos planeado ir a almorzar, después de retirar el dinero del banco pero el diablo metió la cola.

Apenas Luciano colocó la tarjeta de débito en la ranura del cajero automático y escribió la clave de acceso, apareció en la pantalla que la clave era incorrecta. Luciano insistió una segunda vez y sucedió lo mismo. Ante esa circunstancia y ya algo nervioso me miró como preguntándome qué hacer. Desde que tenemos tarjeta de débito, elegimos como clave, la fecha de nacimiento de cada uno de nosotros. Así que no había dudas y que tenía que tratarse de un error del cajero automático.

Le dije a Luciano, que si volvía a marcar 'error' en la clave, el cajero automático le iba a retener el 'plástico' (tarjeta de débito) pero Luciano no hizo caso a mi advertencia y volvió a marcar lo mismo, por lo cual, la pantalla volvió a señalar el error pero con la diferencia que, en lugar de retenerle el plástico, se lo devolvió. Luciano se apuró a sacarlo y guardarlo y juntos decidimos ir adentro del banco para que alguien nos explicara qué es lo que estaba ocurriendo.

Así fue que, en 'Informaciones' nos retuvieron el plástico y nos dijeron que fuéramos a una oficina que estaba en el primer piso. Ahí, en una pequeña sala con sofás, estuvimos esperando que nos atendieran. Nos pareció extraño, cuando una empleada nos hizo pasar a una pequeña oficina vidriada. Más extraño fue, cuando vimos que un fulano del personal de seguridad se paraba frente a la puerta, pero del lado de afuera, como haciendo 'guardia'. Guardia por qué o para qué?

Segundos después entraron dos tipos del banco, para preguntarnos de dónde habíamos sacado ese 'plástico'. Luciano, les explicó que la tarjeta de débito era suya y de su cuenta sueldo. Ahí nomás nos dijeron que ese plástico era del tesorero del banco. Y que la teoría que tenían era que habíamos encontrado esa tarjeta de débito olvidada en el cajero automático y habíamos querido 'retirar' (hurtar) dinero que no era nuestro. De ahí que temiendo estar frente a un delito, llamaron a la policía.

Obviamente que nos defendimos de esa acusación, aduciendo que habíamos querido retirar dinero que era nuestro. Y que el cajero automático, nos señaló repetidamente que había un error al marcar la clave. Pero, en lugar de retener el 'plástico', nos fue devuelto. De ahí que habíamos decidido pedir explicaciones a alguien del banco. Y que eso había sido lo que hicimos. Uno de los tipos, le mostró a Luciano el 'plástico' que le habían retenido en 'Informaciones' y le dijo si era realmente de él.

Ahí fue cuando Luciano se dio cuenta que el nombre del titular, no era el de él. Qué estaba pasando? La solución, la tenía el tesorero, que en ese momento no estaba en el banco. Él tenía las llaves para abrir el cajero automático y comprobar que si nuestra versión era verídica, tenía que encontrar la tarjeta de Luciano dentro del cajero automático. De otro modo... Así que mientras Luciano argumentaba algún mal funcionamiento de la máquina, yo comencé a pensar en el viejo Lucchessi...

En eso, entró un tercer tipo de 35/40 años, muy 'fachero' (atractivo), que se presentó diciendo que era el tesorero del banco y enseguida nos pidió disculpas por el momento que estábamos pasando. Había salido a almorzar y él, era el único que tenía las llaves para abrir los cajeros automáticos. Que le habían contado el problema que habíamos tenido y al ver, que él no tenía el plástico, recordó que había estado operando en el mismo cajero automático y había olvidado de retirar el 'plástico'...

Así fue que abrió el cajero automático y encontró el 'plástico' de Luciano. Así que nos explicó que probablemente, el cajero automático, desconoció la clave de Luciano porque no correspondía al 'plástico' del tesorero que estaba ingresada en el cajero automático y el tipo no había retirado. Y al tercer intento erróneo, retuvo el 'plástico' de Luciano pero devolvió el del tesorero. Algo raro que ni ellos mismos comprendían, como podía ser que dos 'plásticos' entraran en la ranura.

Todo eso, confirmaba nuestra versión. Una vez aclarado todo, el tipo nos entregó el 'plástico' mientras se deshacía en disculpas. Nos invitó a pasar a su oficina y nos convidó con café y 'galletitas' (masas dulces). También nos preguntó si éramos hermanos o amigos. No sé por qué, Luciano se apuró en decirle que éramos 'pareja'. Justo a este se le ocurre salir del clóset con un desconocido totalmente? Ni él sabe por qué lo hizo. Después me dijo que estaba nervioso y no preparado para esa pregunta.

El tipo, aunque no dijo nada, me pareció que la confesión algo lo afectó aunque no dijo nada. Pero, mi radar-gay me decía que el tipo sino era gay, andaba cerca. A partir de ese momento, también su actitud también cambió. De pronto, se volvió mucho más afable y nos comenzó a tratar con más simpatía. Había un no sé qué, en sus maneras, y se dirigía a nosotros medio melosamente. Con Luciano, nos miramos y sin decirnos nada, percibimos lo mismo: el tipo estaba intentando un 'acercamiento', aunque con ninguno en especial, ya que se dirigía a los dos, sin hacer diferencias. El tesorero (después no enteramos que se llama Mauro), para reivindicar al banco para el que trabajaba, o hacerse notar o intentar impactarnos con su autoridad y poder, nos ofreció una cuenta 'premium' totalmente bonificada con sus respectivos 'plásticos' de débito y de crédito, sin costo alguno para nosotros durante dos años. Obvio que aceptamos el ofrecimiento y nos dijo que otro día, nos juntáramos para llenar los 'papeles' (documentos). Segundos después, cuando decidimos irnos, Mauro nos dijo que esperaba que no volviéramos a tener problemas en el futuro y nos dio su tarjeta personal, para que invocáramos su nombre si algún día precisábamos su ayuda. Antes de despedirnos, nos dijo que esperaba que pudiéramos volver a vernos en circunstancias más agradables y que ya nos hablaría en algún momento, para encontrarnos a tomar un café, llenar los 'papeles' de la cuenta 'premium' y conocernos más y mejor... Conocernos más y mejor? Para qué? Mmmmm...








sábado, 24 de marzo de 2018

Ética docente? (Merlí)




Luciano me aseguró que mientras estuvo postrada en la cama fue visitado casi diariamente por Carlitos. Pero, a diferencia de lo que yo creía, no se la habían pasado cogiendo/follando como yo pensaba. No sé qué hicieron los días que Eugenia fue a visitarlo, pero tampoco fueron tantos ni por tanto tiempo como la pasó con Carlitos. Ahora viene a salir todo a la luz. Mientras estuvo 'internado' en la casa de la madre, como no pudo exteriorizar sus deseos sexuales, se vio toda la programación inimaginable de Netflix.  Y otro tanto quiso hacer cuando fuimos al campo. 

Claro que en el campo no tenemos Internet y la conexión de 4G deja mucho, pero mucho que desear, si uno está empeñado en ver algo sin interrupciones. Fue así como a sugerencia de Luciano comencé a ver una serie catalana (Merlí) que trata de un profesor de filosofía que intenta hacer interesante, esa materia para un grupo de chicos que está por terminar la escuela secundaria. Y la serie me gustó y me interesó hasta hacerme fanático de la misma. Y, aunque no enseño filosofía (retro vade Satanás), mi materia tiene cosas parecidas a la filosofía. 

A nadie le gusta la Educación Ética y Ciudadana. Pero teniendo a Merlí de ejemplo y aunque no tenemos puntos comunes, creo que salvadas las distancias, soy un muy buen émulo de ese profesor catalán. Así que me propuse para este año, hacer de mi materia mucho más interesante y hacerles comprender, la importancia de la ética y de la convivencia ciudadana, aunque yo no sea el mejor ejemplo... Claro que Merlí tampoco lo es, una porque es un viejo profesor de 60 años y se 'voltea' (coje/folla) con profesoras solteras y madres de alumnos. Eso sí, solteras o divorciadas... Jeeeee...

No sé si encamarse con madres de alumnos es muy ético, pero el tipo lo hace. Yo no tengo interés en las madres de mis alumnos, primero porque son mujeres. Segundo, porque la mayoría son bastante mayores que yo y tercero, porque me parece poco ético, que un profesor se encame con la madre de algún alumno o alumna por más divorciada o viuda o soltera que sea. Claro que también, me debería parecer poco ético, encamarme con algún alumno, como el Colo o el Gonza o intentar hacerlo con algunos otros que andan por ahí... Jeeeee...

Así que yo, salvadas las distancias, me manejo con casi la misma ética que Merlí, ese profesor catalán, con la diferencia que, mientras él se dedica a las madres, yo me dedico a los hijos... jeeeee... Aunque desde que soy profesor, disminuí mucho mi accionar. Solamente conquisté los corazoncitos del Colo y del Gonza. Claro que hay muchos otros corazoncitos, tanto de nenas como de varones, que sé positivamente que están dispuestos a dejarse conquistar por mí y devuelven mis 'acercamientos', con diferentes gestos amistosos y de amor, inocente y puro, aunque eso no pasa con todos... En fin... 

Y aquí mi lucha titánica entre la ética y yo. Empecé ganando yo, cuando enganché al Colo y al Gonza, pero, desde hace un tiempo a esta parte, mi ética se está imponiendo en todas las oportunidades. Será siempre así? Últimamente, se me presentan muchas oportunidades pero trato de no darle mucha trascendencia. Muchas porque son nenas y unos cuantos son varones, de todas las edades, pero no quiero ni confundirme yo ni confundirlos a ellos, porque sé que la mayoría están 'confundidos' y como dice el refrán 'a río revuelto, ganancia de pescadores'.  

Y no quiero ser un 'pescador' con ellos. Sé que si los apuro un poco, lo más probable es que acepten hacer 'algo' (tener sexo gay), pero como no estoy totalmente convencido que sean gays, sino que puede o que estén algo 'confundidos' y antes no sé, pero ahora, que soy su docente, y convivo mucho más con ellos y los conozco mejor, me obligo a mí mismo a pensarlo dos o más veces. Tengo un acceso a ellos franco y abierto, pero como ese acceso, está basado en el respeto, la confianza y cierto afecto casto (o no), realmente me siento inmovilizado de aprovechar esas características. 

Al menos eso es lo que estoy haciendo ahora, como docente. Pero, un pensamiento me persigue... Fuera del colegio, en una situación totalmente personal, privada, ocasional y no buscada, cambiarían las cosas? Podría yo tener otro tipo de conducta y comportamiento? Eso fue lo que me planteé varias veces, en estos días, porque un día de esta semana, que fui a conocer un hipermercado enorme que queda cerca de la nueva casa vieja, me encontré con uno de 'esos' chicos, que es un alumno de 5º año. Tiene 17 años, pronto va a cumplir 18 y está en el último año de la escuela secundaria.

No sé si es gay, pero todavía está en el closet y por lo que veo, no piensa salir de ahí, al menos por ahora. Oculta muy bien su condición, pero con quien quiere, porque las veces que hablé, a solas con él, detecté que tiene agua (y mucha) en su pileta para que yo nade en ella todo lo que quiera. Pero, por consideraciones que hice anteriormente, más arriba, no me terminé de decidir. Al menos en el colegio no voy a hacer nada fuera de lugar. Claro que afuera del colegio... No sé. En el hipermercado donde lo encontré casualmente y en mi auto, después que aceptara mi propuesta de llevarlo a la casa y que desarrolláramos un diálogo bastante caliente y de doble sentido, permanentemente, me dieron a mí, las señales inequívocas de que me estaba proponiendo 'algo' más pero no se animó a decirlo. Y yo tampoco porque luchaban en mí, la ética contra el instinto. Así que quedó todo así, en una especie de stand-by que en cualquier momento puede cambiar... Puede cambiar? 






domingo, 18 de marzo de 2018

Mudanza y sexo ocasional?




Ayer, sábado, hicimos la mudanza a la nueva casa vieja. Luciano fue a la nueva casa vieja, junto a Carlitos, el Pela y otros 'diositos', a esperar los muebles, para ayudar a bajarlos del camión y subirlos a la casa. Yo había ido junto al Gasti, el tipo de la mudanza y un ayudante, hasta la casa de fin de semana de los Lucchessi, donde estaban los muebles del departamento del Gasti que nos había prestado. Ahí me di cuenta, que el ayudante del que manejaba la camioneta me miraba demasiado.  

El muchacho, de más o menos, 25 años, me sonrió y me hizo un guiño de ojos que no supe interpretar. Cuando la capacidad de la camioneta estuvo casi colmada (solamente quedaba la heladera y dos sofás individuales), el tipo que la conducía, decidió llevar lo cargado hasta la nueva casa vieja. El Gasti le pidió ir con él, mientras el ayudante, el que me miraba, se iba a quedar conmigo para acercar más hasta la entrada, lo que faltaba cargar.

Así que, cuando la camioneta se fue, con el pibito que hacía de ayudante, llevamos la heladera y los sofás, hasta cerca de la entrada. Y como no teníamos más nada que hacer, el muchachito, no tan 'diosito' como me gustan a mí, pero algo atractivo al fin, me dijo que tenía mucho calor y se sacó la remera, mostrándome su pecho lampiño y marcado muscularmente. Era 'morochito'. Con el color de piel típico de los mestizos latinoamericanos. Sin decir más nada, me preguntó si me acordaba de él...

Le dije que no. Mi mente iba y venía buscando algún recuerdo pero no lo podía ubicar. Tener sexo con ese pibito, no pude haberlo tenido porque me gustaba algo pero hasta ahí. O tendría que haber estado muy caliente, como lo estoy a veces, para acceder a hacer 'algo'. Me preguntó si yo trabajaba en el colegio 'Tal'. Le dije que sí y le pregunté si él era un ex alumno. Se largó a reír y me dijo que no y se acercó más. Me dijo que había trabajado en el colegio, haciendo algunos trabajos de albañilería. 

Ahí fue cuando lo recordé. Era el pibito que me había cogido/follado casi de parado en el depósito del colegio. No me acordaba del nombre pero sí de lo que habíamos hecho. El muchachito me miró sonriente, cuando le dije que lo recordaba perfectamente. Entonces, acercándose más, me dijo que estaba caliente y si yo quería hacer 'algo'. Ese 'algo' era volver a ser su pasivo. Le dije que podría ser, casi sin pensarlo. El Gasti y el viejo, iban a demorar bastante en volver, así que teníamos tiempo.

Aunque estábamos solos, yo no quería hacer nada ahí. Así que fuimos hasta un cobertizo, en donde guardan las herramientas de jardinería. El lugar nos resguardaba de cualquier mirada. Apenas, entramos, me agarró la mano y me la llevó hasta su pija, ya parada. Así que se la masajeé por encima del pantalón mientras intenté besarlo. Paro Alexis (asi se llama el pibito), me dijo que besos en la boca, no. Así que no me quedó otra, que bajarle el pantalón y el boxer y masturbarlo.

Alexis me dijo que se la chupara. Así que eso fue lo que hice. Después, me agarró de la nuca y con movimientos oscilantes, hacia adelante y hacia atrás, me empezó a coger/follar la boca. Al rato, me dijo que me desnudara y que me reclinara un poco sobre una estantería. Me puso de espaldas, escupió varias veces mi agujerito y me penetró. Sentirlo a Alexis como me iba penetrando lentamente, me hacía sentir espléndido. Más cuando me besaba mi cuello y repetía, que yo era su 'putita'. 

Alexis me sacó la pija y me la volvió a meter varias veces, porque perdía erección. La posición que yo tenía, no era la mejor y aquello me estaba doliendo un poco. Me acomodé, lo mejor que pude, pero aquella posición era dolorosa. Para mal de males, Alexis me había agarrado de tal manera y empujaba todo el peso de su cuerpo sobre el mío, así que prácticamente no me podía mover. Mientras me penetraba, yo comenzaba a ver las primeras estrellas del universo del dolor.

Alexis bufaba y empujaba hacia adelante y hacia atrás, hasta que me empaló totalmente. Cuando sentí que sus muslos chocaban contra mis nalgas con el ruido característico, cerré los ojos. Una porque el dolor se estaba haciendo intenso. La otra, porque así, con los ojos cerrados, sentía mejor la pija de Alexis, moviéndose adentro mío. Tomándome de atrás, besaba y mordisqueaba mi cuello. Le pedí, por favor, que no me dejara 'marcado'. Mientras me penetraba, me dijo que me masturbara.

Gocé como siempre que me penetraron. Pero esta vez era diferente. Sentía como los muslos del pibito chocaban contra mis glúteos y me provocaban intensas y regulares oleadas de dolor y placer. Claro que sus movimientos eran con más ímpetu y cada vez más rápidos. De todos modos, me tomaba fuertemente por los hombros, pasando sus brazos por mi pecho y estómago y, atrayéndome hacia él, hacía que su penetración fuera intensa y profunda...

Cuando ya el dolor no era tanto, Alexis, me preguntó si podía acabarme/eyacularme 'adentro'. Le dije que no, así que siguió otro buen rato, hasta que me sacó su pija y me hizo girar sobre mí mismo. Me hizo arrodillar y me dijo que abriera la boca que estaba por acabar. Le dije que no iba a tragar su leche, pero no sé sino me escuchó o no me dio bola, lo cierto que se descargó por completo, en mi boca, cara y cuello. Después me dijo que me pajeara que quería ver como yo acababa/eyaculaba. 

Una vez que terminamos, Alexis me dio un trapo, para limpiarme y limpiar el enchastre que habíamos hecho. Así que me limpié como pude, también limpié el piso y acomodé el lugar. Nos vestimos y salimos hacia el frente de la casa. El camión de la mudanza todavía no había llegado, así que nos quedamos hablando de posibles futuros 'encuentros semanales', que Alexis quiere concretar en su casa, a la tarde, después que deja de trabajar. Vive en una 'villa de emergencia' (asentamiento de viviendas muy precarias), en un barrio bastante alejado del centro de la ciudad. A la tarde, después de las 17 horas, está solo, ya que su mujer trabaja hasta las 20. A sus tres hijitos (tres!), se los cuida la suegra, que vive en una casa construida adelante de donde vive él. Alexis le va a decir a la suegra que yo soy un amigo que va  para ofrecerle trabajo y de paso, tomar algo y conversar. La idea no me gustó para nada. Tener sexo con Alexis ocasionalmente, estaba bien, pero eso de tenerlo semanalmente... Mmmmm... Y en la villa, nada menos! Y con la suegra, los hijos y demás 'parentela' (parientes), a metros de donde estaba encamado conmigo! No, definitivamente, la idea no me gusta... Le dije que estaba en pareja, pero eso, a Alexis no le importó. Sólo quería que yo le sacara la calentura. Por suerte, la camioneta de la mudanza llegó 'al toque' (enseguida) y tuvimos que dejar de hablar. Los planes de Alexis, de futuros encuentros, quedaron en eso, en planes (eso espero)...